¿Qué es el Estrés?


logo vero copia

El estrés es un proceso que se origina cuando las demandas ambientales superan la capacidad adaptativa de un organismo. Esto puede dar lugar a cambios biológicos y psicológicos, que a su vez pueden ser causantes de enfermedad.

El estrés es la respuesta automática y natural de nuestro cuerpo ante las situaciones que nos resultan amenazadoras o desafiantes. Nuestra vida y nuestro entorno, en constante cambio, nos exigen continuas adaptaciones; por tanto, cierta cantidad de estrés (activación) es necesaria.

En general tendemos a creer que el estrés es consecuencia de circunstancias externas a nosotros, cuando en realidad entendemos que es un proceso de interacción entre los eventos del entorno y nuestras respuestas cognitivas, emocionales y físicas. Cuando la respuesta de estrés se prolonga o intensifica en el tiempo, nuestra salud, nuestro desempeño académico o profesional, e incluso nuestras relaciones personales o de pareja se pueden ver afectadas.                                                                                               

La mejor manera de prevenir y hacer frente al estrés es reconocer cuándo aumentan nuestros niveles de tensión y ante qué estímulos o situaciones. 

¿Es el estrés siempre negativo?

De ninguna Manera! El estrés nos puede ayudar a lograr lo que queremos hacer. Trae esperanza y excitación a nuestras vidas, como las vacaciones o una fiesta familiar. Nos ayuda a crecer y a cambiar, evitar el peligro y a esmerarnos por lograr un objetivo.

Manejar el estrés no significa eliminarlo. Significa trabajar con éste para convertirlo en una fuerza positiva y excitante en nuestra vida.

A medida que aumenta el estrés tambien aumenta nuestro desempeño y bienestar hasta llegar a la zona de confort.



Es sólo cuando nos acercamos al punto de estimulación excesiva cuando tenemos que estar prontos a utilizar técnicas de manejo de estrés. 

El estrés comienza a ser excesivo cuando las demandas comienzan a superar los poderes normales de ajuste.

El estrés se convierte en un problema cuando:

• Es tan grande, ocurre tan a menudo o dura tanto que no podemos manejarlo bien.

• Hemos estado demasiado estresados durante algún tiempo y notamos efectos como nerviosismo, dolores de cabeza e insomnio.

• El efecto provocado por demasiado estrés se manifiesta en la forma de fatiga extrema, falta de criterio y bajos resultados en relación al esfuerzo realizado.

• Una baja en la resistencia natural a las enfermedades se manifiesta en un aumento de las mismas.

• Los amigos, familiares y colegas ven signos de tensión y se preocupan

¿Cuáles son los síntomas de estrés ?

Las señales más frecuentes de estrés son:

                                                                                                                           

¿ Cuáles son las Consecuencias del Estrés?

Las hormonas del estrés son perjudiciales para el cerebro, pues los niveles elevados de cortisol pueden causar daños en el hipocampo, que desempeña un papel decisivo en la memoria, sobre todo la que afecta al recuerdo de actividades recientes.

No obstante, en condiciones apropiadas (situaciones de emergencia), los cambios pro- vocados por el estrés son convenientes, pues nos preparan de manera adecuada para responder oportunamente y poner nuestra vida a salvo.

Pero las consecuencias del estrés no afectan solo al individuo que lo padece, como he- mos visto, sino que también alcanzan a las personas que le rodean, familia, compañeros de trabajo, amigos, y a los ámbitos en que se desenvuelve.

Por tanto, vamos a hacer una diferenciación, respecto a las consecuencias del estrés, entre los cuatro entornos básicos: 


Es importante actuar para aliviar el estrés perjudicial antes de que afecte tu salud física o mental. 

El primer paso consiste en reconocer el problema estando al tanto del carácter del estrés , de nuestra propia respuesta al mismo ( autoconocimiento) y qué situaciones estresantes nos hacen sentir demasiado exigidos.

Agenda una consulta para evaluar tu estado actual.

Estaré encantada de conocerte.

Dra. Verónica Morin

© VERONICA MORIN 2020